Noticias


Entrevista a Germán Granda, Director General de Forética

“El fin último de organizaciones como Forética es llegar a no ser necesarias”

foto-germán
14/04/2011

Así de contundente se mostró Germán Granda, Director General de Forética, en  una entrevista concedida a Infocalidad. “El fin a largo plazo sería desaparecer, que organizaciones como Forética no fueran necesarias, aunque siempre hay nuevos retos a los que adaptarse en responsabilidad social porque siempre van a surgir nuevas necesidades en nuestra sociedad”, prosiguió después de concretarnos que el objetivo más inmediato se centra en la iniciativa llamada Enterprise 2020, “que conlleva el reto, en los próximos 10 años, de conseguir que en la forma de hacer negocios vengan incorporados los criterios, no sólo económicos, si no sociales y ambientales”.

Perteneciente a este Foro desde sus inicios, Granda nos traslada la forma de trabajar de la organización con total transparencia y orgullo, y nos da su opinión acerca de la actualidad de la Responsabilidad Social en España y en el mundo, concluyendo que el mercado cada vez exige más a las empresas políticas de responsabilidad social, y es en estos retos “donde tienen que entender que hay oportunidades de negocio".

.- ¿Qué es Forética?

Es el foro de referencia en España en materia de promoción de la Responsabilidad Social, que está integrado no sólo por empresas sino también por universidades, ONGs y otros agentes, aunque de los 250 socios, aproximadamente, 150 son empresas. Y tiene el objetivo de fomentar la responsabilidad social en las organizaciones dotándolas de conocimiento y herramientas útiles para desarrollar con éxito un modelo de negocio competitivo y sostenible.

Nació en 1999 y opera no sólo en España y las CCAA, sino también en Latinoamérica, a través la sede en Argentina, y forma parte de la red CSR Europe que es la organización europea que engloba más de 3.000 empresas. De esta forma, tenemos un frente en España y otro internacional, tenemos un frente para empresas pero también para otro tipo de organizaciones, y un frente de apoyo a la gestión pero también de formación en materia de responsabilidad social.

.- En poco más de 10 años contáis con una amplia experiencia internacional, ¿cómo han logrado alcanzar esta posición?

Surgen tres elementos. En primer lugar, alrededor del año 2000 se formaliza de alguna forma el concepto de responsabilidad social, y surgen los diferentes foros en torno a ese año. Entonces se empieza a captar el interés las empresas y las administraciones públicas, surgiendo, al final, la Ley de Economía Sostenible. Pero todo esto es un proceso de muchos años de trabajo. En definitiva, parte del éxito es que somos una pieza en los inicios de la responsabilidad social  en este aspecto.

En segundo lugar, tener una política desde Forética muy dirigida al servicio a los socios, a entender cuáles son las necesidades, cómo pueden fomentar buenos programas de responsabilidad social que respondan a retos y ayudarles de una forma muy honesta en todo ello.

Un tercer y último elemento de éxito ha sido integrar en Forética todos los aspectos que nosotros defendemos. Forética tiene su propio modelo de responsabilidad social certificado por una autoridad independiente, aquí nos preocupa mucho desde cuáles son las emisiones de CO2 en nuestros eventos o de nuestra propia actividad, hasta la conciliación en nuestros equipos, la formación continua, la transparencia... No querríamos que nadie nos pregunte que si esto es tan bueno, ¿por qué no lo haces tú? Y si lo estás haciendo y no tienes éxito, ¿tiene sentido hacerlo? Nosotros entendemos que todo esto tiene que estar aplicado a nuestro propio modelo: Desde el año 2006 hacemos nuestra memoria de RSE  en base a GRI, para dar información transparente al mercado. Desde 2009 estamos certificados según la Norma SGE 21, lo que implica tener una política ambiental y de buen gobierno, y en este Año Europeo del Voluntariado hemos establecido también una política de voluntariado corporativo dentro de Forética. En conclusión, me gusta destacar que parte del éxito de Forética se debe a la coherencia de nuestra actividad.

.- Si nos vamos a Europa, ¿podría explicarnos qué es la CSR Toolbox?

El trabajo que hacemos con CSR Europe surge de las demandas que desde esta organización europea recibimos tanto vinculadas a empresas como a la Comisión Europea, para apoyar proyectos o iniciativas de este tipo. En 2008, surge un interés por trasladar al tejido empresarial europeo una serie de herramientas de gestión, fruto de varios grupos de trabajo, que respondan a retos concretos dentro de la sostenibilidad. Una CSR Toolbox que aporta soluciones a desafíos como el consumo responsable, el cambio demográfico, la gestión de la biodiversidad, la RSE en la cadena de proveedores, etc. Y hemos venido colaborando con CSR Europe desde el año 2008 en la difusión de estas herramientas. Una de ellas, por ejemplo, es el portal web de cadena de proveedores, fruto de un acuerdo con la Comisión Europea y el Consejo de Naciones Unidas, que consiste en una página web de referencia en la que se pueden consultar los criterios que exigen las grandes compañías a sus proveedores en materia de responsabilidad social.

Ahora estamos trabajando en un nuevo proyecto en colaboración con CSR Europe, llamado Enterprise 2020, que lanzaremos en breve y que transcurre en paralelo a la agenda 2020 de la Unión Europea, que recoge indicaciones de resultados económicos, pero también sociales y medioambientales. Enterprise 2020 intenta capturar y trasladar todo el trabajo que se ha hecho desde la CSR Toolbox y ver los objetivos que tenemos en  Europa para los próximos años

.- Recientemente se ha publicado la noticia de que España está a la cola de Europa en materia de igualdad, ¿Forética tiene algún proyecto en desarrollo para solucionar esta situación?

Desde luego, es un elemento que preocupa mucho, prueba de ello es que se acaba de aprobar la Ley de Igualdad de Género, y la semana pasada colaboramos en un foro  con el Ministerio de Sanidad, donde se anunció que a final de este año se va a aprobar, previsiblemente, la Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación. Además, vemos que la lista de países con mejores políticas de igualdad es la misma que los países más competitivos, con lo cual creo que hay un elemento de competitividad, de talento ligado a la gestión de la igualdad que no podemos dejar de lado.

Las entidades que se incorporan a un foro como Forética, ya están trabajando en este elemento, y son conscientes. Desde Forética trabajamos para, por un lado, avanzar en los compromisos que tienen dichas empresas, porque nadie es perfecto y también tienen que mejorar; y por otro, capturar los ejemplos de organizaciones que lo están haciendo bien y apoyar en todo lo posible este aspecto de cambio cultural a nivel de educación, para conseguir  trasladar en la empresa, en la administración, y en las ONGs la importancia de eliminar prejuicios a la hora de contratar. El conocimiento del asunto está ahí,  claramente, y es un tema pendiente en España.

.- Dentro de la actividad de Forética en nuestro país, ¿en qué consiste su trabajo en el Consejo Estatal de RSE?

El Consejo Estatal es una iniciativa muy interesante, porque le da una visibilidad al movimiento de la responsabilidad social que no tenía antes, y eso es positivo. Dentro del Consejo Estatal hemos estado trabajando en dos grupos que, desde nuestra perspectiva, eran muy interesantes: el de transparencia y estándares RSE y el de consumo e Inversión Socialmente Responsable.

En primer lugar, la transparencia ha sido finalmente una de las apuestas en la Ley de Economía Sostenible. A partir de su aprobación, 426 empresas en España (las sociedades anónimas de más de 1.000 empleados) tienen queinformar no sólo de los aspectos económicos, sino también sociales y ambientales. Desde luego, la transparencia empuja la agenda empresarial. Y también a las empresas públicas se les exige este tipo de aspectos, con lo cual, estoy bastante satisfecho del grupo de transparencia porque creo que se han incorporado ciertos aspectos en la Ley que están en la línea de lo que va a pasar en Europa en los próximos años y eso empuja a que nuestras empresas se anticipen ante los retos futuros.

El grupo de Inversión Socialmente Responsable es más complicado porque supone que las grandes empresas introduzcan dentro de sus planes de inversión aspectos sociales y ambientales. Por ejemplo, el Fondo del Gobierno de Noruega sólo invierte su dinero en las empresas que confirman que cumplen los requisitos de sus idearios éticos. Todos estos aspectos alimentan el que las empresas sigan esta línea, porque ya no sólo tienen que rendir cuentas ante los accionistas, se dan cuenta de que cada vez más clientes exigen políticas de responsabilidad social.

Hay también otros grupos como el de educación, el de biodiversidad… Ya en mayo tendremos noticias del cierre del trabajo del primer periodo, veremos los informes de cada grupo, marcando un poco esos retos fundamentales y los aspectos en los que, en una segunda fase, se va a central el Consejo Estatal.

Yo pondría de relieve también otro tema interesante, que es el de Consumo. Aquí necesitaremos también, como en la Igualdad, fomentar un consumo más responsable. Y necesitamos que las empresas sean transparentes y que alguien nos diga si es sólo marketing o podemos confiar en la organización. Realmente es un elemento del management que lleva poco tiempo, con lo cual no se puede esperar que mañana ya esté todo implantado, estamos en esa línea, el mundo va por ahí, vemos que ya hay regulación en cuanto a la transparencia en EEUU, en Europa, vemos que cada vez va a haber más exigencias.

.- En relación a esta regulación que está en camino, ¿se está luchando para que se aumenten los controles y exigencias en las memorias de RSE?

Hace pocos años las memorias de RSE sólo las hacían un puñado de empresas. El debate está abierto en todo el mundo, América, China, Europa... la tendencia que vemos claramente es hacia la línea de la responsabilidad. ¿Qué tipo de energías se van a desarrollar en un futuro? Desde luego la del carbón no. ¿A qué tipo de movilidad estamos avanzando? Pues no a la gasolina. ¿A qué tipo de productos alimentarios estamos avanzando? A alimentos más saludables…  Las empresas tienen que aprovechar la oportunidad de responder a estas demandas, sólo así podrán ser más competitivas.

.- En diciembre de 2010 Forética firmó un convenio con Dircom para el fomento de la RSE y su comunicación en las organizaciones. ¿Qué balance tiene de esta colaboración? A día de hoy, ¿qué conclusiones podría aportar?

Todavía estamos en la fase de ver qué acciones podemos emprender conjuntamente, esperamos que a lo largo de este año se concrete.

.- Han pasado algo más de tres años desde que estallara la crisis económica, ¿se ha observado su influencia en las inversiones en RSE desde 2008? ¿Han disminuido las certificaciones en SGE 21?

Desde la perspectiva de la responsabilidad social, en el 2008 es realmente cuando se notó un poco el parón a causa de la crisis, pero también, en materia de las certificaciones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estábamos a la expectativa de la salida de la ISO 26000, que al final apareció como guía y las empresas no sabían qué estándar debían seguir. En 2009 hubo un repunte. Y desde 2010 estamos teniendo muchísima aceleración en materia de certificaciones de responsabilidad social.

El 75% de las empresas certificadas son PYMES y aquí se ve el interés de pequeñas empresas por demostrar ese tipo de prácticas, seguramente anticipándose a que el mercado va a pedir este tipo de aspectos.

.- Es un proceso bastante exhaustivo, ¿podría explicárnoslo con más detalle?

En primer lugar, una entidad pide la certificación a Forética. Nosotros le enseñamos el listado de las certificadoras con las que puede trabajar. Les damos toda la información desde un principio. Ellos eligen con qué certificadora trabajan. Nosotros pasamos la oferta, porque en otros sistemas de gestión el mercado o ciertas entidades bajan muchos los precios y desde Forética no queríamos que la responsabilidad social se convirtiera en un sistema de gestión que se da dentro de una oferta, es decir, “yo te certifico en calidad y medioambiente y te regalo la responsabilidad social”. Los precios que nosotros pasamos son los que son y son para todo el mundo, nadie puede bajar los precios y por eso controlamos nosotros ese aspecto.

Luego recibimos las propuestas, hacemos una revisión, hay un estudio de una certificadora de toda la documentación previa, una visita in situ en función de las instalaciones (si es una fábrica, si tiene varios edificios…), y pasada la auditoría, nos mandan el informe de certificación a nosotros y nosotros les convocamos a ellos junto con una certificadora de competencia, una ONG y una empresa que ya haya pasado el proceso, para demostrar que se realiza el mismo proceso con todos. Ahí se revisa el procedimiento y se otorga el certificado.

Es un proceso público y abierto. Se conocen todos los certificados que hay y quién los ha hecho; no como el caso de los certificados en calidad y medioambiente, que es imposible saber los que hay en España. Aquí nosotros exigimos esta transparencia y el proceso está abierto a reclamaciones públicas.

A mí lo que me da mucha tranquilidad también es que, como Forética, no tenemos ninguna meta comercial y no tenemos ninguna exigencia de hacer 2.000 certificados el año que viene, aquí se le da al que lo merece. Y otra tranquilidad es que, como el SGE 21 no supone una gran cantidad de ingresos, porque realmente son los auditores los que reciben el dinero, entendemos que si hay un sistema de gestión europeo internacional que supere el estándar español habremos hecho el recorrido inicial y lo que nos interesará es que las empresas sigan mejorando.

.- Volviendo al tema de la crisis, ésta ha afectado en España especialmente a las PYMEs. Recientemente, el Ministerio de Industria ha convocado ayudas para que estas empresas implanten políticas de responsabilidad social, con 1 millón de euros en total para 2011. ¿Cree que será una ayuda significativa o insuficiente? ¿Qué propuestas tendría Forética para incrementar esta implantación de la RSE en las pymes?

Como empresa no puedes optar a estas ayudas, puedes optar como organización empresarial con un mínimo de 10 empresas asociadas. Estas organizaciones tendrían una subvención de 50.000 euros en un año, lo que significa que cada empresa tendría como unos 5.000 euros anuales.

Es el segundo año que se dan estas ayudas y no tengo los datos del éxito de las mismas del año pasado. Pero hay dos cosas claras, la política de responsabilidad social no se puede implantar en una pyme en cuestión de 6 meses porque incide un elemento clave: es muy difícil implantar un plan de responsabilidad social si la empresa no tiene un plan estratégico de negocio.

Hay pymes con niveles de excelencia en responsabilidad social muy alto que no necesitan subvenciones para este aspecto porque el mismo mercado las ha empujado a seguir estas políticas. Creo que estas subvenciones son para empresas que están comenzando ese camino y que necesitan un pequeño apoyo para avanzar.

Creo que cada elemento ayuda y que es una buena iniciativa.

.- Para concluir siempre mirando al futuro y a la mejora continua, ¿podría decirnos cuál es el objetivo de Forética más inmediato?

Nuestro primer objetivo viene asociado a la iniciativa Enterprise 2020. Nuestro gran reto es que  el concepto de empresa en 10 años haya interiorizado absolutamente elementos sociales y ambientales. Que si miramos su significado en un diccionario aparezcan en primer lugar ‘aportar valor, servir a los clientes y hacer una aportación positiva en aspectos sociales y ambientales’. Eso incide en la formación, en que en las universidades y escuelas de negocio se traslade este concepto de empresa, en que los gobiernos, a la hora de subvencionar, ayuden a empresas con este tipo de requisitos, que ello incida en los responsables financieros, en los directivos, en las ONGs…

Este es el fin a corto plazo. El fin a largo plazo sería desaparecer, que Forética no fuera necesaria, aunque siempre habrá nuevos retos a los que adaptarse en responsabilidad social porque siempre van a surgir nuevas necesidades en nuestra sociedad.



Redes sociales