Noticias


Fomento anuncia medidas para mejorar la eficiencia y competitividad de las obras públicas

11/02/2010
En respuesta a una interpelación parlamentaria sobre la incidencia del plan de austeridad del Gobierno en el Ministerio de Fomento, Blanco ha defendido las “líneas rojas” del ajuste presupuestario: las políticas sociales, la educación, la investigación y el desarrollo. “Prefiero hacer esperar a una autovía que hacer esperar a un estudiante que necesita una beca, a un investigador pendiente de una ayuda, o a un parado que necesita cobrar el subsidio por desempleo”, ha explicado.

El ministro ha recordado que este ajuste llega en el momento de mayor inversión en infraestructuras en la historia de nuestro país. Así, el sector de la construcción tiene en cartera 30.000 millones de euros para ejecutar inversiones en obra pública del Ministerio de Fomento, el doble de la que había en 2004.

Blanco ha explicado que, ante el ajuste, el Ministerio de Fomento replanteará la programación de las actuaciones y la forma de llevarlas a cabo con el objetivo de mantener las inversiones en niveles similares a los actuales. “Mi objetivo es hacer más con menos”, ha señalado el ministro, para quien “al igual que las empresas se adaptan a la crisis, las administraciones también debemos hacerlo”.

Por ello, Blanco ha anunciado la elaboración, en el plazo de tres meses, de planes de austeridad y eficiencia con el objetivo de racionalizar costes y mejorar la competitividad de las obras públicas.
Por lo que se refiere al Plan de Austeridad, el ministro ha apuntado que el Ministerio y las empresas del Grupo Fomento realizarán una revisión exhaustiva de todos los programas y políticas de gasto con el objetivo de liberar recursos para la inversión.

En este sentido, ha avanzado que bajará la masa salarial, se reducirán los cargos directivos del Ministerio y de las empresas del grupo y se acometerá la integración de algunas entidades con el fin de evitar duplicidades y ganar en sinergias. Este proceso de racionalización del gasto se ha iniciado ya con la aprobación del nuevo organigrama de Renfe.

En cuanto al Plan de Eficiencia, el principal objetivo de esta iniciativa será la reducción del coste de las obras públicas. Para ello, el Ministerio de Fomento realizará un estudio pormenorizado de todos los procesos para analizar caso por caso los criterios para ganar eficiencia y definir una guía que fije unos costes máximos para cada tipo de actuaciones. “Tenemos los mejores ingenieros y las mejores empresas, y pedimos un esfuerzo compartido para hacer las infraestructuras más competitivas, manteniendo la calidad y su funcionalidad, pero reduciendo costes”, ha apuntado el ministro.

En este sentido, Blanco ha abogado por la búsqueda de prácticas más eficientes en la elaboración de pliegos, la presentación de ofertas y gestión de los contratos que permitan programar con mayor precisión las inversiones y reducir costes. “En definitiva, lo que exigimos al sector privado, nos lo imponemos a nosotros mismos”, ha resumido el responsable gubernamental.

Plan de colaboración público-privada
Además de estas medidas, el ministro de Fomento ha explicado que, para mantener la inversión en niveles similares a los de los últimos años, el Gobierno está trabajando en la elaboración de un plan de colaboración públicoprivada.
Por otro lado, Blanco ha resaltado que la prioridad del Ministerio de Fomento son las inversiones en el transporte por ferrocarril de pasajeros y mercancías. “Es necesario que el impulso dado estos años, especialmente a la Alta
Velocidad, se complete con el impulso igualmente necesario al transporte por mercancías, a las cercanías, y a las conexiones ferroviarias con puertos y aeropuertos”, ha manifestado.


Redes sociales