Noticias


Comisión de Energía del Parlamento Europeo

Aprobada la propuesta de Directiva de Eficiencia Energética de la UE

19/07/2012

El acuerdo sobre la propuesta de Directiva de eficiencia energética de la UE alcanzado por los eurodiputados y el Consejo el 13 de junio pasado ha sido aprobado por la Comisión de Energía del Parlamento EU. La directiva introducirá medidas obligatorias, como la renovación de edificios públicos y los planes de ahorro de energía para las compañías energéticas. La votación en el Pleno está prevista para septiembre.

El ponente del Parlamento Europeo, Claude Turmes (Verdes, Luxemburgo), que lideró las negociaciones con el Consejo, aseguró que "La nueva directiva de eficiencia energética consagra el objetivo de eficiencia del 20% en ley y se establecen medidas obligatorias que ayudaran a salvar la brecha que la UE debe cerrar para cumplir su promesa de reducir el consumo de energía en un 20% en 2020. Sin embargo, se debe hacer más para cerrar esta brecha. El logro de la UE de ahorro de energía tiene sentido, no sólo para promover nuestra seguridad energética y sino también para cumplir los objetivos de cambio climático y económicos, ya que puede estimular la actividad económica y crear millones de puestos de trabajo, al tiempo que sitúa las facturas de energía para las empresas y los hogares a la baja y se reduce nuestra dependencia de las importaciones de energía".

La resolución, aprobada con 42 votos a favor, ninguno en en contra y 2 abstenciones, contempla las siguientes actuaciones.

  • La directiva obligará a los Estados miembros a renovar el 3% de la superficie total de "edificios con calefacción y/o frío ocupadas por sus propietarios del gobierno central" (departamentos administrativos cuyas responsabilidades abarcan todo el territorio de un Estado miembro). Sería el caso de edificios con una "superficie útil total" de más de 500 m², y a partir de julio de 2015, de más de 250 m². Sin embargo, los Estados miembros también podrán utilizar medios alternativos para lograr ahorros de energía equivalentes, por ejemplo, una profunda renovación.
  • Las compañías de energía cubiertas por la directiva tendrían que alcanzar un "objetivo acumulado del uso final de ahorro de energía" para el año 2020. Este objetivo tendría que ser al menos equivalente a la consecución de nuevos ahorros, cada año, desde 2014 hasta 2020, del 1,5% de las ventas anuales de energía a clientes finales, por volumen, con un promedio durante el último período de tres años antes de que la Directiva entre en vigor. Las ventas de energía utilizada en el transporte podrían ser excluidos y las formas alternativas para lograr ahorros de energía equivalentes estaría permitidos, siempre que se mantenga la equivalencia.
  • Todas las grandes empresas tendrán que someterse a una auditoría energética. Estas auditorías necesitarían comenzar dentro del plazo de tres años de la entrada en vigor de la directiva y debe llevarse a cabo cada cuatro años por expertos cualificados y acreditados.
  • Para ayudar a los clientes a ahorrar energía, los proveedores tendrán que garantizar, antes del 1 de enero de 2015, que la información de facturación es correcta y se basa en el consumo real. Las facturas llegarían, al menos dos veces al año, o tres meses, previa solicitud.
  • Los Estados miembros tendrían que llevar a cabo y comunicarán a la Comisión una "evaluación exhaustiva", para diciembre de 2015, del ámbito de aplicación de la cogeneración de alta eficiencia y la calefacción y refrigeración urbana eficientes. A los efectos de esta evaluación, los Estados miembros tendrían que llevar a cabo un análisis de costo-beneficio - una propuesta presentada por los diputados - que cubre su territorio sobre la base de las condiciones climáticas, la viabilidad económica y la idoneidad técnica.
  • Los eurodiputados también propusieron el establecimiento de líneas de financiación para las medidas de eficiencia energética. Los Estados miembros deben facilitar el establecimiento de estas facilidades o el uso de las ya existentes.
  • La Directiva establece medidas comunes para garantizar que la UE avanza hacia su objetivo principal de reducir el uso de energía un 20% menos en 2020. Cada Estado miembro establecerá sus propios objetivos y presentará un plan de acción nacional de eficiencia cada tres años, en 2014, 2017 y 2020. La Comisión Europea tendría que evaluar, en junio de 2014, los progresos realizados.


Redes sociales