Noticias


Controlar y reducir el consumo energético

BSI publica la norma EN 16247-1 de Auditorías Energéticas

02/11/2012

La entidad BSI ha publicado la nueva norma europea EN 16247-1 -Auditorías Energéticas- cuyo objetivo es ayudas a las organizaciones a planificar y llevar a cabo auditorías energéticas eficaces, como primer paso hacia una mejor gestión de la energía. La norma ha ha sido desarrollada con la colaboración de importantes expertos del sector en Reino Unido, procedentes de organismos como ESTA, el Energy Institute, el Institute of Chemical Engineers and Energy Services y la Technology Association.

Tanto empresas como consumidores continúan teniendo que hacer frente a los cada vez más elevados precios de la energía y la auditoría energética se presenta, en este contexto, como una herramienta muy útil para facilitar a las organizaciones la identificación y el control de las ineficiencias de su sistema energético, con el objetivo de reducir el consumo, sus costes y cumplir con las obligaciones medioambientales.

EN 16247-1 define los atributos de una auditoría energética de calidad, orientando los objetivos de la organización para asegurar la claridad y la transparencia. La norma es aplicable a organizaciones comerciales, industriales, privadas o públicas, y complementa el reconocimiento internacional de la Norma ISO 50001:2011 de Sistemas de Gestión de la Energía, que identifica la necesidad de auditorías energéticas claras y transparentes.

Además, esta norma es apropiada para todo tipo de organizaciones, independientemente de su sector o tamaño, y puede ser un instrumento clave de gestión para gestores de energía, sostenibilidad y medio ambiente, auditores, consultores y directivos interesados en orientar su negocio hacia la eficiencia energética con dos claros objetivos, tanto el comercial como el ambiental.

Una auditoría energética eficaz es el primer paso hacia una mejor gestión de la energía y proporciona potentes medios para hacer frente a las necesidades energéticas dentro de una organización. La clara identificación y posterior selección de las ineficiencias proporciona una hoja de ruta transparente, desde la cual la organización puede abordar y reducir el consumo de la energía y cumplir mejor con sus obligaciones energéticas”, afirma Shirley Bailey Wood, directora de Publicaciones de BSI.

Por su parte, Martin Fry, presidente de ESTA, profesor de la City University de Londres y coordinador del grupo de trabajo europeo que creó la norma EN 16247-1, asegura que “comprender cómo se usa la energía y mejorar la eficiencia de dicho uso son la clave del programa de gestión de la energía de una organización. La auditoría energética es el eje del entendimiento y posterior enfoque para las medidas de mejora. Durante muchos años, ha habido una serie de interpretaciones sobre este proceso y, en este sentido, la nueva norma ha sido bien recibida a nivel internacional porque ha sido diseñada para garantizar un enfoque coherente y fiable, de manera que las prácticas que proporciona puedan ser implementadas con total confianza”, afirma el profesor.

Más información.



Redes sociales