Noticias


MEDIO AMBIENTE

El certificado de la huella de carbono de Borges consolida su compromiso medioambiental

El certificado de la huella de carbono de Borges consolida su compromiso medioambiental
25/01/2016

Borges International Group acaba de recibir el certificado de huella de carbono de la entidad AENOR, un documento con el que acredita la veracidad del cálculo que la empresa ha realizado de la huella de carbono en todas las fases del proceso productivo de las nueces y pistachos Pizarro. Este certificado, basado en la Norma ISO/TS 14067, establece los requisitos y directrices para la cuantificación, verificación y comunicación de la Huella de Carbono de un producto.

El acto de entrega del certificado tuvo lugar en las instalaciones de Borges International Group en Reus y contó con la asistencia de Joan Fortuny, Director de la División de Frutos Secos; Joan Ribé, Director de Estrategia Corporativa; Victoria Morales, Directora de Recursos Humanos y Eva Subirá, Directora de AENOR en Catalunya.

Borges International Group ha desarrollado un estudio para conocer la huella de carbono de su producción de pistachos y nueces Pizarro. El estudio, puesto en marcha a finales del 2014, sirve para determinar el impacto ambiental de dicho proceso en las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) que influyen en el cambio climático y para establecer medidas de actuación.

La integración vertical en todo el proceso de fabricación de nuez y pistacho es clave para calcular y mejorar (con planes de acción y su seguimiento) el impacto de los procesos implicados desde el “campo a la mesa” en el medio ambiente y el entorno. El hecho de disponer de fincas propias permite a la empresa llevar a cabo el pre-procesado de las nueces (pelado y secado) a pie de finca, por lo que se evita el transporte y se reduce considerablemente la emisión de CO2.

En el cálculo, también se han identificado las fases más influyentes en la emisión de gases efecto invernadero, así como las áreas susceptibles de mejora y se han establecido planes de reducción para contribuir de forma significativa a la mitigación del cambio climático como:

  • Optimizar el uso de fertilizantes
  • Optimizar el consumo energético tanto en las fincas como en las instalaciones envasadoras
  • Optimizar las rutas de transporte desde las fincas a a las fábricas y utilizar una flota de camiones más moderna
  • Revisar el diseño de las cajas de cartón empleadas para el embalaje con el objetivo de disminuir el gramaje y/o las tintas para su impresión
  • Revisar el sistema de frío para reducir la necesidad de recarga del gas refrigerante
  • Optimizar el número de desplazamientos y mejorar la eficiencia energética de los vehículos y equipos empleados en el proceso de recolección.

La certificación de la Huella de Carbono permite conocer y controlar las emisiones de las organizaciones y sus productos; mejorar la competitividad e incrementar la transparencia ante terceros. Para un producto, además, abre mercados internacionales, redunda en las decisiones de su consumo y en una mejor valoración de sus operaciones de comercialización.

Las políticas medioambientales europeas e internacionales, en su compromiso con la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI), están apostando por la obligatoriedad de la certificación de la huella de carbono en los alimentos. Aunque todavía no es una obligación, todo apunta a que así lo será en el futuro.



Redes sociales