Noticias


Instituto Aragonés de Fomento

El Club Empresa 400 abre sus puertas a la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza

El Club Empresa 400 abre sus puertas a la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza
26/11/2012

La Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (UZ) se ha convertido en el nuevo miembro del Club Empresa 400 del Instituto Aragonés de Fomento (IAF). Según indica la institución académica en nota de prensa, la biblioteca posee un millón de volúmenes y es la de mayor valor científico de la Comunidad autónoma aragonesa.

Dirigida por Ramón Abad, la Biblioteca inició su camino hacia la excelencia hace ya ocho años con la implantación de las primeras medidas de mejora. Entre ellas, el Plan de Mejora 2006-2008 y el Plan Estratégico 2009-2012, actualmente en vigor, seguido por la obtención del Sello de Excelencia Europea 400+, del Club de Excelencia en Gestión, de acuerdo con la puntuación obtenida en la evaluación realizada siguiendo los criterios del Modelo EFQM de Excelencia en marzo de 2011.

La Biblioteca de la Universidad de Zaragoza está integrada por más de 1.000.000 de volúmenes entre libros, publicaciones periódicas, materiales audiovisuales y microformas y ofrece acceso a más de 20.000 revistas electrónicas y bases de datos, a través de sus 24 puntos de servicio repartidos por los centros docentes en los diferentes campus de la universidad.

Los fondos bibliográficos de valor especial por su antigüedad o por su singular relevancia constituyen el patrimonio bibliográfico de la Universidad de Zaragoza. La colección más importante se encuentra depositada en la Biblioteca General, aunque existen colecciones menores en otras bibliotecas. Entre ellos, destacan por su valor 416 manuscritos cuyas fechas van del siglo XV al XIX, 406 incunables y un importante fondo de los siglos XVI al XVIII, así como una buena representación de publicaciones de todas las instituciones científicas y culturales aragonesas. La primera referencia específica que existe de la biblioteca de la Universidad de Zaragoza es del siglo XVIII.



Redes sociales