Noticias


Marta Villanueva, directora general de la AEC

“En tiempos difíciles la calidad es una alternativa estratégica para las organizaciones”

Marta_Villanueva
10/11/2011

La Asociación Española para la Calidad (AEC) cumple 50 años y lo celebra mirando hacia el futuro, con unos objetivos bien marcados que sigan haciendo posible su labor. Marta Villanueva, directora general de la AEC, nos cuenta orgullosa que de todos los elementos significativos que han convertido a la Asociación en una entidad de prestigio nacional, se queda con “la capacidad de adaptación y moldeabilidad a las necesidades específicas de las organizaciones y del entorno”.

Asimismo, en esta entrevista veremos cómo las empresas españolas no se han dado por vencidas ante la crisis económica y han seguido apostando por la calidad.

1.- ¿Qué situación está viviendo actualmente el sector de la calidad en España? ¿Hacia dónde debería dirigirse?

Hoy en día, al contrario de lo que sucedía en el pasado, las empresas son conscientes de que la simple labor de verificación no es suficiente para lograr la satisfacción del cliente y demás partes interesadas. Es necesario implantar sistemas que ayuden a gestionar la organización de un modo eficiente, permitiendo mejorar continuamente. Así surge la gestión de la calidad, de los servicios, de los procesos, sistemas o de las personas.

Además, en los últimos tiempos, las organizaciones están detectando la necesidad de incluir los conceptos como medio ambiente, sostenibilidad, eficiencia energética, seguridad industrial y de la información, innovación o riesgos, dentro de sus metodologías de gestión. Esta tendencia nace de la identificación del valor que aporta a la gestión de la organización una correcta gestión ambiental y social de sus recursos.

Asimismo, atendiendo al difícil momento que atraviesan las empresas y la sociedad en general, por desgracia, no existe una receta mágica, pero la organización que resista y aguante en esta difícil tesitura que estamos atravesando, mantendrá un buen posicionamiento para cuando llegue la tan esperada recuperación. Para conseguirlo, las organizaciones tienen que apostar por la calidad como fórmula que les permita controlar sus procesos clave para reducir los gastos y fomentar la generación de ingresos, asegurando que a la vez que se cubran, e incluso se superen, las expectativas de sus clientes.

Por todo ello, los profesionales de la calidad han dejado de ser meros técnicos en las organizaciones para asumir el papel de gestores internos que aportan la visión, las técnicas y herramientas de la calidad necesarias para conseguir, mediante la participación de toda la organización, la mejora de los productos y servicios de las organizaciones y su enfoque hacia los clientes.

Para ayudar a las organizaciones a conseguir estos objetivos, desde la AEC, y siguiendo con nuestra misión de apoyar y fomentar la competitividad de nuestros asociados, trabajamos firmemente para atender y cubrir las necesidades de las organizaciones que creen en nosotros.

2.- ¿Qué nuevos retos debería afrontar la industria española en un mercado en el que la calidad es un requisito mínimo para los consumidores?

En nuestro panorama empresarial, la calidad ya no es algo exclusivo del departamento de calidad y ha dejado de estar limitado a las empresas de producción, ya que, actualmente, se aplica también a organizaciones de cualquier sector y actividad. De esta forma, han surgido las certificaciones de calidad relativas a productos (algunas voluntarias, otras obligatorias), y están proliferando las normas, sistemas y certificaciones que se dirigen a los servicios.

Son numerosas las empresas de muy diferentes sectores de actividad las que han sido capaces de apreciar las ventajas y oportunidades que la implantación de dichos sistemas les puede suponer, como conseguir la confianza de futuros clientes, garantizar los plazos de ejecución, motivar a los empleados, mantener un alto nivel técnico y de cualificación o poder participar en concursos públicos.

3.- A pesar de la crisis, ¿las empresas siguen invirtiendo en la calidad? ¿Sigue siendo rentable?

En tiempos difíciles como los actuales, la calidad es una alternativa estratégica para las organizaciones puesto que, como he comentado anteriormente, les permite mejorar su posición en el mercado ofreciendo un mejor servicio. Dicho de una forma coloquial, en lugar de fabricar “peores” productos y prestar servicios de “peor” calidad, los sistemas de gestión son una herramienta que consigue, aunque las inversiones se recorten en otros ámbitos, la mejora global de la organización.

El coste de esta crisis puede ser, a corto y medio plazo, demasiado elevado como para no apostar por la adopción de medidas eficaces, y es precisamente en este momento cuando la cultura de la  calidad y la aplicación de herramientas de gestión cobran, o deberían cobrar, un elevado protagonismo en nuestras empresas.

Y es que, cuando una organización opta por la implantación de un sistema de gestión de la calidad, de forma inmediata se puede apreciar los beneficios que se obtienen, produciéndose una verdadera transformación en su mentalidad interna que trae consigo una mejora global de los resultados.

4.- Vuestro lema en el Día Mundial de la Calidad está relacionado con el talento, ¿por qué lo habéis escogido?

“Calidad y Talento: factores para el éxito” es el lema  escogido para el Día Mundial de la Calidad 2011, cuyo Acto Conmemorativo se celebra el 10 de noviembre en el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (Paseo de la Castellana, 160. Madrid), y al que, por cierto, invitamos a asistir a todos los profesionales del ámbito de la calidad.

Este lema quiere incidir en cómo la potenciación del Talento en las organizaciones, de manera conjunta con el compromiso con la Calidad, son dos pilares en los que las organizaciones deben apoyarse para lograr el éxito.

Para ello hemos diseñado un interesante programa basado en dos perspectivas: la importancia de la participación de las personas en los procesos y la relevancia de realizar una correcta gestión del talento a las organizaciones.

Más concretamente, profundizaremos en la relación entre el rol de director de calidad y la gestión del talento, la influencia del talento en la calidad o las mejores prácticas en relación a la captación, el crecimiento y la retención del talento en las organizaciones

En los últimos tiempos, cada uno de nosotros ha podido comprobar la importancia que ha cobrado, dentro de nuestras organizaciones, la gestión del conocimiento como fórmula para afrontar los retos que actualmente se plantean.

Este factor, unido al cambiante entorno en el que nos movemos hoy en día, ha generado una nueva era de gestión empresarial en la que surge una nueva visión del talento. Así, aparece ante nuestros ojos una figura de líder y de empleados a los que  les corresponde hacer frente al entorno cambiante y exigente en el que nos movemos, donde predomina la necesidad de innovación, de una buena política de gestión de recursos humanos, de flexibilidad y, por supuesto, de construcción de redes de colaboración.

En este momento se necesita, por tanto, empleados que basen su trabajo en la imaginación, la creatividad y el entusiasmo para adaptarse de forma rápida a los cambios, y que sea capaz de crear organizaciones pensadas para las personas, tanto del ámbito público como del privado, que pueda conocer de cerca las nuevas necesidades  o de encontrar y retener el talento surgido de esta inteligencia colectiva.

5.- Este año, la AEC celebra su 50º aniversario, ¿qué objetivos se proponen para los próximos 50 años?

En mi opinión, han sido muchos los elementos significativos de la AEC para cumplir 50 años y convertirse hoy en día en una entidad de prestigio a nivel nacional, pero me voy a quedar con los que, creo, son los más destacados: la capacidad de adaptación y moldeabilidad a las necesidades específicas de las organizaciones y del entorno así como la garantía y confianza que hemos generado en toda la oferta de productos y servicios.

Mirando al futuro, trabajaremos para que la AEC siga diferenciándose como una entidad con valores corporativos como la ética, la profesionalidad y la generación de confianza y garantía que hoy promulgamos. Pero, para seguir trabajando como lo hacemos es necesario mantener el equipo de personas con el que tengo el honor de trabajar cada día, equipo fiel a un compromiso y la cultura organizativa de la Asociación, y que se sientan orgullosos de la organización en la que trabajan y que vengan cada día al trabajo con ilusión y sin que resulte una carga.

Por otro lado, espero que estos objetivos podamos cumplirlos contando con el apoyo, el compromiso y el cariño de todas las  personas y organizaciones junto a las que en 2011 hemos alcanzado nuestro medio siglo de vida y que, junto a todas ellas, cumplamos muchos más años.



Redes sociales