Noticias


Expertos del sector de la Eficiencia Energética coinciden en la importancia de las auditorías que despejen la desconfianza de los usuarios

19/10/2010

Los principales agentes del sector energético se han reunido en Madrid para dar su opinión sobre el sector de la Eficiencia Energética en España y enriquecer, de este modo, el estudio que la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética, A3e, está realizando sobre el sector, en el que colabora IDAE.

Representantes de la administración, compañías eléctricas, fabricantes y los propios autores del estudio, analizaron desde su particular perspectiva la situación del sector en España, sus retos, problemática con la que se encuentra y oportunidades.

La jornada comenzó con la presentación de los objetivos del Estudio por parte del presidente de A3e, Patxi Fernández. Posteriormente intervinieron como representantes de la Administración, Andrés Cuesta García, director de Eficiencia Energética de la Agencia de la Energía de Castilla-La Mancha (AGECAM); Oscar Sánchez, del Institut Catalá d´Energia (ICAEN) e Ismael Aranda, responsable de Eficiencia Energética del Ente Vasco de la Energía (EVE).

Mayor regulación del sector

Las compañías energéticas estuvieron representadas por el director del Centro de Eficiencia Energética de Gas Natural Fenosa, José Javier Guerra; las responsables de Marketing y Ecoeficiencia y Eficiencia Energética de Iberdrola, Raquel Blanco Collado y Alicia Alonso Andonegui, respectivamente. Finalmente, como portavoces de las empresa fabricantes acudieron al encuentro Santiago Julián, director Técnico de Eficiencia Energética de Philips; Roger Casellas, director de Eficiencia Energética de Schneider y Ana de Prado, responsable del Vehículo Eléctrico de Renault.

Este panel de expertos coincidió a la hora de reclamar una mayor regulación del sector por parte de la Administración (autonómica y central), considerando la actual normativa existente como escasa, dispersa e ineficiente porque no se controla su aplicación. Esto no favorece a un sector que debe estructurarse rápidamente, con grandes posibilidades de futuro. El sector privado necesita seguridad y estabilidad a medio y largo plazo para invertir, conocer las reglas de juego. Todos parecieron coincidir en que la futura Ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables,  contribuirá significativamente a dinamizar el sector.

Auditorías e informes completos, sencillos, independientes y de claridad

Los presentes coincidieron en la importancia de las empresas consultoras a la hora de realizar auditorías e informes completos, sencillos, independientes y de claridad que contribuyan a despejar la desconfianza de los usuarios y que garanticen que las inversiones a realizar tendrán un retorno en forma de ahorro.

 

Las inversiones en eficiencia energética son en general muy rentables. Las subvenciones de las Administraciones, pueden ayudar en estos momentos a implantar medidas de ahorro en el sector privado, pero deben existir mecanismos de control que evalúen la calidad de las auditorías, para que éstas sean realmente útiles en la posterior implantación de medidas de ahorro y eficiencia. Además la Administración deberá analizar más alternativas a la hora de promover las inversiones en eficiencia como por ejemplo avales.      

Pese a no estar presente ningún representante del sector financiero, también se debatió mucho sobre los problemas a la hora de conseguir financiación por parte de las empresas de servicios energéticos. Hoy por hoy los bancos y cajas no están financiando proyectos de inversión por sí mismos, ya que el coste de analizar la viabilidad técnica y económica, y el tamaño o importe de estas inversiones, determinan que no resulte atractiva la operación. A esto hay que unir que suelen ser proyectos o contratos a largo plazo (mayor riesgo), las incertidumbres propias de un sector emergente, y la falta de conocimiento o metodología necesaria para medir los riesgos por parte de las entidades financieras.

 

Formación de los profesionales

Otro de los grandes asuntos puestos de relieve fue la necesidad de formación de los profesionales. Si se produce, como es previsible una demanda de profesionales cualificados, y no se forma debidamente a estas personas, se correría el riesgo de reducir el valor añadido que la eficiencia energética debe aportar al conjunto de la economía, poniendo en peligro el desarrollo del sector.



Redes sociales