Noticias


Ponencia del Senado

Fundación ONCE propone un código de valores con criterios de RSE para la actividad investigadora

11/07/2012

Fundación ONCE ha propuesto un código de valores con criterios de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) para la actividad investigadora, según recoge la Ponencia del Senado para el "Estudio de medidas de integración, apoyo y transferencia de conocimiento a las PYMES". Además, la ponencia ha centrando su interés en conseguir una mayor participación de las PYMES a través de una adecuada transferencia de conocimiento de las universidades y centros y organismos de investigación hacia las empresas, particularmente las pequeñas y medianas, según ha informado la entidad.

Así, el compromiso de este proyecto es favorecer a aquellos proveedores y subcontratistas que emplean a personas con discapacidad, y de manera particular, a los Centros Especiales de Empleo de Iniciativa Social, a través de la utilización de las denominadas cláusulas sociales, tanto por parte de las administraciones como de las empresas.
En su intervención, el vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE, Alberto Durán ha insistido en que "la innovación no es suficiente". "Innovación y cohesión social deben ser conceptos que se entrelacen. El avance de la transferencia de I+D a las PYMES debe ir de la mano de la inclusión y la responsabilidad social", ha añadido.

En su opinión, existe una relación directa entre I+D y RSE, y también con la competitividad de las empresas. Igualmente, ha defendido la idea de que una empresa puede desarrollar un producto o un servicio con una tecnología que permita obtener una mayor calidad y mejores prestaciones desde el punto de vista del consumo de recursos durante su proceso de fabricación y también durante su vida útil. Esto, según explica, "le permitirá ser eficiente en los consumos necesarios para su producción y podrá ofrecer a su cliente serlo también durante su uso".

En esta línea, Durán ha añadido que, si hay consenso en que la responsabilidad social concierne a todas las organizaciones, también una universidad o un centro de investigación debe guiarse por estos principios de actuación.
En su intervención, también ha abordado la relación entre RSE y discapacidad. Según ha subrayado, el impulso de las políticas de RSE por parte de las empresas, de las administraciones públicas y de todas las organizaciones, supone "una gran oportunidad y una forma especialmente relevante de avanzar en la normalización de las condiciones de vida de las personas con discapacidad".

Además, Durán ha insistido en que hay que tener en cuenta que desde el punto de vista comercial, esta iniciativa permite a las empresas aprovechar un segmento del mercado. Un total de "3'8 millones de personas tienen discapacidad en nuestro país, a lo que podemos sumar sus familias, y ampliarlo con el colectivo de personas mayores, con una presencia cada vez mayor en una sociedad que se está envejeciendo", ha añadido.

Asimismo, para Fundación ONCE, una vía determinante para que la  participación de personas con discapacidad, inferior a la de la población sin discapacidad, se produzca de forma normalizada es que las personas con discapacidad puedan acceder a un puesto de trabajo.



Redes sociales