Noticias


Código de Conducta para una Pesca Responsable

Investigadores del CSIC apuestan por una pesca sostenible más rentable

31/01/2013

Recientes investigaciones lideradas por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) concluyen que la reducción de la presión pesquera provoca resultados positivos en un tiempo no demasiado largo en la mejora de los recursos pesqueros y en la obtención decapturas de mejor calidad. Esta reducción se corresponde con la aplicación del Código de Conducta para una Pesca Responsable de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO).

En el estudio, desarrollado en el Instituto de Ciencias del Mar, han participado también la Universidad de British Columbia (Canadá), del Istituto Nazionale di Oceanografia e di Geofisica Sperimentale (Italia) y la organización World Wildlife Fund. En el se han analizado las capturas de más de 50 países y jurisdicciones a lo largo de algo más de una década, que suponen el 96% de la pesca global, desde 1990 hasta 2003.

El Código de Conducta para una Pesca Responsable tiene como objetivo reducir el impacto negativo de la pesca en el ecosistema, empleándose como herramienta eficaz en la gestión sostenible de los recursos pesqueros. Actualmente, su cumplimento es voluntario.

Para evaluar los beneficios ecológicos del código, se comparó su cumplimiento con cinco indicadores ecológicos: el nivel trófico de las capturas (tamaño de las presas capturadas); el volumen de la captura total; la captura total expresada en unidades de producción primaria necesaria para generar los peces capturados; el índice de pérdida de producción (la pérdida que supone para el ecosistema la captura, que de no haber sido atrapada podrían haber alimentado a otros peces); y la probabilidad de sostenibilidad de la pesca.

Una mejora derivada de una pesca más sostenible se refleja en una reducción en la captura total, así como en la producción primaria requerida para generar la captura y en el índice de pérdida de producción, mientras que se observa un aumento en el nivel trófico de las capturas y en el índice de sostenibilidad. “Aunque los países que han implementado el código tienen un menor volumen de capturas, la calidad y diversidad de su pesca es mayor. Esto se refleja en el hecho de que han recuperado poblaciones de especies de gran tamaño, como atunes o bacalao, que tienen un mayor nivel trófico y un mayor valor comercial”, explica Coll.

Entre los países que han mejorado su pesca, haciéndola más sostenible, se encuentra  Estados Unidos (Atlántico), Namibia, Chile, Dinamarca, Irlanda, Holanda, Portugal, Ecuador, Rusia (Pacífico) y Alemania. En términos absolutos, la pesca más sostenible es la de Canadá (costa Pacífica), Australia y Estados Unidos (costa Pacífica).

España, en términos relativos de mejora respecto a 1990, se encuentra en el puesto 14 y 15 (para costa Atlántica y Mediterránea), y en términos absolutos está en el 10 y 14, respectivamente. “Nuestro estudio transmite un mensaje positivo en el contexto de los acuerdos internacionales que se ocupan de cuestiones ambientales: el cumplimiento de acuerdos como el código de conducta de la FAO puede contribuir a aumentar la sostenibilidad, independientemente de la posición geográfica del país”.



Redes sociales