Noticias


RSC | Informes

La comunicación de la RSC es “escasa y muy técnica” según OCARE

La comunicación de la RSC es "escasa y muy técnica" según OCARE
26/05/2015

El primer informe sobre la "Comunicación de la RSC en España: radiografía y diagnóstico", elaborado por el Observatorio de la Comunicación y la Acción de la Responsabilidad Empresarial (OCARE) y presentado hace unos días, pone de manifiesto que la comunicación de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) "es escasa, demasiado técnica y no siempre se identifica a los interlocutores". En él también se apela a la necesidad de informar en vez de concienciar.

El documento ha sido elaborado por un equipo de profesores de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad CEU San Pablo y analiza la relevancia que tiene la comunicación de la RSC entre los agentes implicados, según ha detallado la profesora de la Universidad CEU San Pablo y una de los autoras del estudio, María Elena Mazo Salmerón.

Realizado entre noviembre de 2014 y abril de 2015, los expertos han analizado más de 250 documentos entre libros, artículos, páginas web e informes de más de un centenar de agentes implicados en la RSC. Así, el texto pone relieve "la escasa presencia y desigual importancia" que se le da a la comunicación de la RSC entre empresas, públicos y contenidos, y constata la falta de concreción, por parte de las organizaciones, a la hora de identificar los públicos de interés de la información sobre RSC.

Además, revela que apenas existen referencias a los canales de comunicación más adecuados para trasladar esta información ni sobre el uso del lenguaje más indicado; y señala que existe mayoritariamente una comunicación "endogámica", centrada y dirigida a expertos en la materia, según los autores del informe.

En este sentido, durante la presentación del estudio, la directora académica de OCARE, Mónica Viñarás, ha indicado que se observa "una mayor preocupación por concienciar sobre la importancia de la RSC que de informar sobre lo que se está haciendo".

El informe también refleja la consolidación de la RSC en todos los sectores pero sus autores insisten en la necesidad de que forme parte del discurso de la organización y, por lo tanto, del discurso social. Para los autores del estudio, las iniciativas de RSC deben pasar a ser referente y ser compartidas con los interlocutores de las organizaciones para generar vínculos, compartir el compromiso y tener el reconocimiento social que la RSC requiere.

El documento también constata que la RSC cuenta con apoyo de las administraciones públicas a través de entornos normativos favorables e identifica a asociaciones profesionales, medios de comunicación especializados o 31 cátedras universitarias sobre esta materia. En cualquier caso, considera que la escasa comunicación que se realiza en torno a los programas de RSC desarrollados hace que exista "un gran desconocimiento de estas actividades entre los públicos de interés y ciudadanos". "La comunicación ayuda a compartir valores y creencias con los públicos de interés y permitiría crear vínculos que afianzasen esa relación y construyesen cultura en torno a la RSC", concluye el texto.

Por ello, además del informe, OCARE ha elaborado un decálogo para las organizaciones en el que recomiendan contar lo que se hace, lo que se ha hecho y lo que se va a hacer; romper las distancias que existen entre profesionales y ciudadanos; equilibrar el proceso, cediendo protagonismo a los propios receptores de los programas de RSC; o fomentar el diálogo y crear espacios para la comunicación que favorezcan la participación de los grupos de interés.

También aboga por adaptar el lenguaje a cada público; apostar por la innovación en canales, formatos y acciones al servicio de la comunicación de la RSC; ser creativo a la hora de comunicar sobre RSC; compartir los proyectos de RSC; abandonar el miedo y los prejuicios a la hora de comunicar; y apostar por mostrar e involucrar a los públicos en el compromiso social de la entidad.



Redes sociales