Noticias


CRÓNICA

La Mesa RSC Castellón analiza los retos de futuro de la Responsabilidad Social

La Mesa RSC Castellón analiza los retos de futuro de la Responsabilidad Social
15/03/2014

La Mesa RSC Castellón ha celebrado su presentación en sociedad, en un acto organizado en Unión de Mutuas, que ha congregado a más de 150 personas, y en el que ha abordado los retos y las perspectivas de futuro de la RS ante la actual situación económico-social. A la  presentación también acudieron los representantes de las 23 organizaciones que conforman la Mesa RSC Castellón, que comenzó su andadura en 2008 y que ha estado centrada hasta ahora en el impulso de las buenas prácticas, la formación y el intercambio de experiencias. Con su presentación, la Mesa da un paso hacia adelante, con el objetivo de abrirse a  la sociedad,  extender la RSC como un modelo de gestión empresarial y trasladar las ventajas y los beneficios que aporta la RS a la sociedad y al mundo empresarial.

El experto en RSC y catedrático de Ética de la Universitat Jaume I de Castellón, UJI, Domingo García Marzá, abrió el encuentro con la ponencia “Avances en RSC”.  En su intervención manifestó que la gestión empresarial  no puede estar orientada  únicamente al beneficio económico porque hoy en día los ciudadanos ejercen una presión constante ya que  están  más preparados, tienen mayor acceso a la información y  son más exigentes. A su juicio, la RSC ha avanzado en los últimos veinte años y se ha convertido ya en un concepto clave para la credibilidad de la empresa,  puesto que nos permite reunir en un concepto todo aquello que esperamos de la empresa, su impacto social.  Ser responsable es generar valor compartido, es obtener beneficios sin generar pérdidas a la sociedad, a los clientes, vecinos o trabajadores.

Marzá enumeró las tres vías  por las que las empresas suelen incorporarse a la RSC: la Coerción, la Conveniencia y la Convicción.  Explicó que la corrupción, las malas prácticas, el fraude, está obligando a muchas empresas a entrar en la RS por coerción. Otras entran  por  conveniencia,  como estrategia para mejorar su imagen y reputación y la abandonan cuando ya no les interesa. Cuando se entra por convicción, es cuando “aparece la relación entre ética empresarial y responsabilidad social, es cuando aparecen todas las ventajas y virtudes de la RS, es cuando la ética se convierte en un activo y es cuando se genera confianza”.  García Marzá hizo hincapié en que la confianza es la base, el funcionamiento diario de la empresa, si no hay confianza no hay posibilidad de hacer ningún negocio, ni capacidad para establecer relaciones con los grupos de interés  y la sociedad. Sin la confianza no hay nada, y la ética es el instrumento básico para la generación de confianza, o hay un buen comportamiento o perdemos todos, clientes, proveedores, accionistas, propietarios y la sociedad en general”.

Posteriormente, en la sesión, se celebró una mesa coloquio moderada por  el presidente a la Asociación Provincial de Periodistas, Basilio Trilles, con la participación de cuatro empresas que han tratado de dar respuestas a las preguntas de cómo gestionar la RSC, cómo lo pueden hacer las pymes, qué pueden aportar las multinacionales en materia de RSC al tejido empresarial de Castellón, y la gestión de la RSC desde el tercer sector social.

En cuanto a la gestión de la RS, por parte de Unión de Mutuas, la directora adjunta Teresa Blasco, manifestó que “la RS es el carácter de la empresa, y para sistematizarla e integrarla en la gestión de la organización hay que establecer unos principios y valores, elaborar un Código Ético, y un Código de Conducta que obliga a identificar a los grupos de interés lo que, a su vez, sirve para saber las expectativas legítimas que tienen puestas en la empresa. El Código de Conducta además sirve para formalizar la transversalidad de  la RS en toda la organización, para que todo el personal de la empresa actúe de una forma ética.

El  director de Comunicación de Eventgrup, Saúl Viciano, ha destacado que “la gestión ética no es solo cuestión de las grandes empresas, si no que las pequeñas, las pymes, que forman el 99% del tejido empresarial español, tienen también que integrarla, tienen que sumarse a la RS y planificarla, poner objetivos y hacer acciones estratégicas con todos los grupos de interés.Francisco López, representante de la Asociación Patim,  señaló que  “el Tercer Sector en España está integrado por 20.000 entidades, el 70% de las personas son voluntarias y nuestros grupos de interés son muestras propias organizaciones, nuestros recursos humanos, la comunidad local, y damos gran importancia a nuestros usuarios que alcanzan más de 12 millones de personas en España.

Por parte de BP, Enrique Ovejas, subrayó que “las empresas son cauces para los compromisos éticos de las personas, a medida que la organización es más grande el cauce es más potente. Ser grande tiene la ventaja de que se pueden hacer actividades  mayores para influir en la sociedad, como becas o patrocinios,  además, implica trabajar  en contacto permanente y estrecho con contratistas, profesionales autónomos, pymes, con los que exigimos estándares de seguridad muy altos, también tenemos Código de Conducta, Registro de conflicto de intereses, Registro de regalos y Defensor del empleado.

La Mesa RSC Castellón está integrada por las entidades: Cruz Roja, Asociación Patim, Fundación Síndrome Down, BP Oil, Leroy Merlin, Eventgroup, Esmalgass, PSYCC Consultores, Cuinatur, Ferro Spain, Carrefour, Unión de Mutuas, Grupo Eulen, Hidrobox Absara Industrial, Cano Lopera, Grupo Sifu, Halcón Cerámica, UBE Corporation Europe,  Universitat Jaume I, E&Business School, SUPERWEBER, Hotel Luz y Ad-Comunica.



Redes sociales