Noticias


Mercado de emisiones

La ONU alerta sobre los efectos la caída del precio del los créditos de carbono

14/09/2012

Un panel de expertos de Naciones Unidas ha recomendado elevar los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para evitar el fracaso del mercado global de carbono que permite financiar tecnología verde para los países en desarrollo. Esta advertencia se ha publicado en un informe en el que se hace notar que la caída del precio de los créditos de carbono pone "en peligro" los mecanismos de desarrollo limpio, a través de los cuales los países industrializados financian proyectos contra el calentamiento global en países en desarrollo. El sistema concede a los países en desarrollo créditos comercializables por la reducción de cada tonelada de CO2 que luego los países industrializados pueden comprar para cumplir sus compromisos con el Protocolo de Kyoto.

Los expertos atribuyen la caída del precio de los créditos al descenso de la demanda y a la incertidumbre sobre la demanda futura ante el temor que varios países industrializados no suscriban la extensión del Protocolo de Kyoto, que expira a finales de año.

Entre otras 50 recomendaciones, el panel propuso que los países incrementen sus objetivos de reducción de emisiones ante la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático y adapten las correspondientes medidas para dar garantías a los inversores e incentivar la demanda.

"Los países deben, con toda prioridad, restablecer su confianza en los mercados globales de carbono en general y en los mecanismos de desarrollo limpio en particular", dijo el presidente del panel, Valli Moosa en un comunicado. Moosa añadió que los mecanismos de desarrollo limpio "han ayudado a combatir el cambio climático movilizando el sector privado a través de los mercados".

Según los expertos, a través de este sistema los países industrializados financiaron 4.500 proyectos de reducción de emisiones y fijación de carbono en 79 países en desarrollo, que permitieron reducir las emisiones de gases invernadero en 1.000 toneladas durante la última década.



Redes sociales