Noticias


CRÓNICA

Las métricas de la RSC están cada vez más valoradas en la gestión estratégica

Las métricas de la RSC son cada vez más valoradas en la gestión estratégica
28/01/2016

Fundación SERES ha colaborado con McKinsey & Company en el desarrollo de rsc2*una herramienta de medición del impacto de la creación de valor compartido que puede influir en la toma de decisiones de inversores y ayudar a cuantificar el impacto de la creación valor compartido en la cuenta de resultados de las empresas y la captación de inversiones interna y externa.

Ayer se presentaron en las instalaciones del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) varios casos de éxito de empresas que ya han utilizado esta metodología. Algunos casos de éxito de esta metodología de trabajo son los de BBVA, Enagás, y Vivergi.

Francisco Román, Presidente Fundación SERES, fue el encargado de dar la bienvenida a los a asistentes al evento. Estuvo acompañado por Pablo Cousteau, Director de Programas Especializados del IEB y Tomás Calleja, socio director de McKinsey & Company.

Ana Sainz, Directora General de Fundación SERES fue la encargada de abrir el bloque de ponencias y lo hizo poniendo énfasis en “el proceso estructurado en el que trabaja Fundación SERES, para afianzar la medición y el diálogo sobre la creación de valor para sociedad y empresa. Y quede esta manera se promueva la gestión de más y mejores proyectos de valor compartidocomo ventaja competitiva para las empresas”.

Por parte del IEB, Jorge Medina, Director de Programas de Banca Responsable de IEB, destacó en su intervención la importancia de los índices de sostenibilidad como herramienta de valor para todos los stakeholders de una compañía y, en ese sentido, manifestó que “las métricas de la RSC son cada vez más valoradas en la gestión estratégica de la industria financiera. Vamos hacia un nuevo modelo de negocio en las instituciones financieras, tanto a nivel de marco regulatorio como de protección al consumidor”.

En este contexto, Medina ha explicado que “dentro de la gestión estratégica de las instituciones responsables se enmarca la conciencia de la RSC en aspectos como la ética en las decisiones del día a día, en el gobierno corporativo y el impacto social de las empresas”.

Emilio Martín-More, Director de Reporting & Responsible Policies del área de Responsible Business de BBVA, ha insistido en la importancia de la sostenibilidad como un intangible generador de valor: "para cerrar el gap entre lo financiero y lo sostenible es necesario vincular los KPIs sociales con los KPIs de negocio, identificando los aspectos materiales y las palancas a accionar para la creación de valor".

Por su parte, Carlos Ruiz, Gerente de Sostenibilidad y Medio Ambiente de Enagás ha afirmado que “el grado de sostenibilidad de una empresa se mide por la capacidad de crear valor para sus grupos de interés en el corto, medio y largo plazo, a través del crecimiento de la acción y el dividendo, la generación de empleo, la reducción de emisiones de CO2, etc. Asimismo, cabe destacar que la metodología rsc2* permite objetivar los intangibles asociados a una inversión y monetizar los impactos identificados”.

Rodrigo Aguirre de Cárcer, Director de Vivergi Social Impact Fund, ha añadido que “es imprescindible que las empresas que generan un impacto positivo en la sociedad o medioambiente midan dicho impacto de una manera clara, precisa y objetiva a la hora de levantar dinero de inversores sociales o fondos de impacto social como Vivergi”.

rsc2*es una innovadora herramienta de medición del valor de las actuaciones sociales en las organizaciones, fruto de la colaboración entre Fundación SERES y McKinsey & Company, que permite clasificar y valorar los proyectos de RSC de manera que las empresas puedan seleccionar mejor sus actividades y evaluar sus resultados en términos económicos. Permite analizar tanto el retorno económico y como impacto social de los proyectos en marcha como estimar el impacto de proyectos futuros y, así, priorizar entrelas diferentes propuestas.

La historia de rsc2*está ligada a la necesidad de las empresas de desarrollar un lenguaje RSC ligado al negocio, que garantice rigor y una visión estratégica para la Alta Dirección y permita posicionar estos proyectos como prioritarios para la compañía. El resultado de este trabajo es una metodología y unas herramientas asociadas estructuradas en torno a tres dimensiones de valor para la empresa: crecimiento, retorno del capital y gestión del riesgo, y nueve palancas de valor.

El objetivo principal de rsc2*es generar en las empresas un diálogo sobre la creación de valor de forma sistemática, de manera que se fomente el interés en desarrollar proyectos de valor compartido. Fomenta así, el posicionamiento estratégico del valor social y empresarial, como elemento clave de ventaja competitiva y generación de valor para los accionistas, grupos de interés y la sociedad en su conjunto.



Redes sociales