Noticias


Las nuevas tendencias que revolucionan los espacios de trabajo

Las nuevas tendencias que revolucionan los espacios de trabajo
21/02/2018

En entornos de alta volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad, lo que hoy en día se conoce como mundo Vuca, los cambios en el diseño de las oficinas se vuelven cada vez más trascendentales y necesarios. Los espacios de trabajo incorporan la innovación como una aliada, potenciando las zonas colectivas y reduciendo los sitios asignados a personas específicas, por nombrar sólo algunos ejemplos.

Esta idea adquiere más sentido cuando se espera que para 2025, cerca del 50% de la fuerza de trabajo en España esté compuesta por millennials, que buscan ser valorados, independientes y formar parte de equipos. Un lugar colaborativo, donde los equipos trabajen juntos para resolver problemas y establecer estrategias, es un claro ejemplo de ello. La manifestación física de esto se consolida en diseños de oficinas abiertos, donde los empleados pueden interactuar entre sí con facilidad.

El crecimiento de una fuerza de trabajo cada vez más joven y empoderada está potenciando los espacios conjuntos o también denominados coworks. Dichos espacios, que desafían a los ambientes tradicionales con cubículos independientes y separados entre sí, ofrecen a los profesionales una serie de ventajas competitivas: Fomentan la colaboración, la creatividad, el intercambio de ideas, la creación de redes y la socialización.

Según el estudio “More than One” realizado por Ofita, empresa especializada en el diseño, mobiliario y equipamiento de oficinas, las personas pasan el 60% de su jornada laboral reunidos o colaborando con otros; y el 40% de los puestos operativos están vacíos a cualquier hora del día, debido al trabajo remoto, la flexibilidad laboral y el auge del trabajo colaborativo. Esto significa que las empresas malgastan un 40% de costes inmobiliarios que no necesitan, mientras que los sitios de reunión o colaboración se encuentran saturados.

Para los próximos años se prevé que la mayoría de los colaboradores sean independientes o freelances. Esto significa que la demanda de las áreas colaborativas seguirá creciendo como resultado de aquello. Este modelo de espacio se puede dividir en tres tipos: los dedicados al trabajo en grupo, a la comunicación informal y a la innovación.

- Los espacios grupales deben ser flexibles y adaptables, de manera que puedan variar según las necesidades de cada momento. Es decir, cuando las reuniones cortas y esporádicas de numerosas personas se compaginan con períodos de trabajo más prolongados en grupos reducidos durante las fases intensas de ciertos proyectos.

- Los destinados a la comunicación informal, en tanto, deben potenciar la interacción, el intercambio informal de conocimiento, la diversión y fronteras fluidas entre la vida privada y la laboral. Son las que han experimentado un mayor auge dentro de la oficina en los últimos tiempos. Hoy es posible ver zonas de club, cafeterías, ciber cafés y áreas lúdicas con billares, mesas de ping pong, gimnasios con saunas, salas de masajes y áreas de descanso, por citar algunos ejemplos. Según Camilo Agromayor, Director General de Ofita, “La mitad de tu tiempo estás en la oficina, y necesitas que la gente se sienta a gusto y se quiera quedar”.

- Los puestos para la innovación. Cada vez son más frecuentes en las empresas los espacios de innovación (como el de la imagen), diseñados para el trabajo compartido y visual, y las nuevas metodologías agile, el desing thinking

Las empresas están reduciendo los puestos de trabajo personalmente asignados. Estas nuevas soluciones les permiten una utilización más racional del espacio, que se diseña y distribuye en función de la presencia real de los trabajadores y no de su número absoluto. Se trata del sistema de no territorialidad, donde las zonas se diseñan en función de las necesidades de los trabajadores y no de su estatus.

Este sistema, en el que todo es de todos, permite un ahorro considerable de espacio, confiere a la organización una mayor flexibilidad y rapidez de adaptación y crecimiento (breathing organisation) y apoya la movilidad de los trabajadores y sus formas de trabajo. Pese a ello, todos requieren usar objetos de uso personal y exclusivo: documentos, agendas, o bolígrafos, que deben guardarse en un lugar propio y privado. Para cubrir esta necesidad, se dota a cada persona de una taquilla o de un bloque personal, con ruedas, por ejemplo.

La no territorialidad no significa que desaparezcan los espacios de concentración y privados. Al contrario, en la oficina del Siglo XXI conviven una amplia tipología de espacios; es decir, junto a las áreas anteriormente citadas encontramos otras como -por poner dos ejemplos- éstos:

- “Plug and Work”, puestos de tamaño reducido, distribuidos por diferentes zonas de la oficina y apropiados para la realización rápida de un trabajo que no demande una alta concentración.

- “Silent Room”, pequeños cubículos cerrados, diseñados para el trabajo individual concentrado o para realizar llamadas confidenciales sin las molestias de los lugares abiertos.

Aunque el teletrabajo o trabajo desde casa se ha comenzado a fomentar en los últimos años en diversas compañías, especialmente multinacionales, aún se sigue viendo con suspicacia por parte algunos empleadores, quienes no confían un ciento por ciento en esta modalidad. No obstante, se prevé que esta realidad cambie y la razón tiene que ver con dos elementos: la productividad y, nuevamente, los millennials.

“Está demostrado que las personas insertas en organizaciones flexibles, que permitan que las personas trabajen cierto número de horas en sus hogares, son más leales a la compañía. Y no sólo esto, también demuestran un mejor rendimiento y reportan más responsabilidades personales en beneficio de las empresas”, comenta Camilo Agromayor.

“En contextos de cambio, es importante pensar cómo rediseñamos las oficinas tanto como para incidir en los resultados de las empresas como para facilitar el trabajo de las personas. Desde su funcionalidad y estética; hasta su forma de trabajo. Sólo de esta manera, lograremos colaboradores más felices y, por ende, más productivos. Es un win-win para todos”, asegura el Director General de Ofita.



Redes sociales