Noticias


“No sólo hemos logrado difundir la excelencia, sino también que se aplique y, en algunos casos, con notable éxito”

10/11/2010

Entrevista con Iñaki Arana, Director de la Fundación Navarra para la Excelencia

 

La Fundación Navarra para la Excelencia celebró ayer el X Día Navarro de la Calidad con la entrega del Premio Navarro a la Excelencia. Iñaki Arana, presidente de la Fundación, explica a Infocalidad el origen de estos galardones y sus principales objetivos y contribución a la mejora de la calidad y competitividad de la empresa navarra.

INFOCALIDAD: En Navarra está celebrando el X aniversario del Premio Navarro a la Excelencia, después de tantas ediciones, ¿cuáles diría que son los objetivos principales del Premio?

IÑAKI ARANA: En un inicio, el  Premio Navarro a la Excelencia se estableció como una herramienta de ayuda para promover y difundir los modelos de Excelencia entre las organizaciones navarras.

Posteriormente, la concesión del Premio y los diferentes niveles de reconocimiento supusieron para la organización que los consigue un refuerzo a su dinámica de gestión, en algunas ocasiones un fuerte empujón para seguir en la misma línea y, sobre todo, una satisfacción interna de trabajo bien hecho.

Desde el punto de vista externo ha servido y está sirviendo para que otras organizaciones con menor nivel de gestión conozcan buenas prácticas, sepan de primera mano cómo se han establecido sistemas y metodologías, etc. En definitiva que observen a las entidades ganadoras y que vean que ellas también pueden lograrlo. Es este último punto el objetivo fundamental que la Fundación tiene al establecer el Premio.

IC:  ¿Qué valor añadido aportan estos premios a los participantes y ganadores?

IA: Para el equipo directivo, el logro en sí del premio, no suele tener una especial relevancia. Hay que tener en cuenta que son organizaciones bien gestionadas y, por tanto, sus directivos son claramente conscientes de cómo va la empresa: beneficios económicos y no económicos, etc.

El valor añadido fundamental está dirigido a las personas que trabajan en dichas organizaciones. Normalmente bastantes de ellas han colaborado de una u otra forma en el desarrollo de la gestión, y la obtención de un premio o un reconocimiento supone un reconocimiento individual, particular a su compromiso de trabajo con la organización y esto suele ser muy satisfactorio para ellas.

IC: ¿Desde cuándo funciona la Fundación Navarra para la Excelencia y cuáles son sus objetivos?

IA: La Fundación Navarra para la Excelencia es una fundación pública constituida en Junio del año 1999 por el Gobierno de Navarra y gestionada por un Patronato de empresas y entidades de la Comunidad Foral de Navarra.

Su misión es promover y extender entre las organizaciones navarras:

  • La cultura y principios de la Excelencia.
  • Los sistemas y herramientas de gestión innovadores.
  • Las buenas prácticas implantadas en organizaciones de referencia


Para así ayudar a dichas organizaciones a ser más competitivas.

IC: ¿A qué sectores se dirigen las directrices de mejoras propuestas por la Fundación? ¿Industria, comercio, banca, administración, turismo, educación, sanidad…?

IA: La Fundación dirige sus acciones a todas las organizaciones navarras sin distinción de ningún tipo.

IC:  ¿Cómo se implanta el proceso de mejoras en un ámbito concreto, como la industria, o en otro aparentemente muy distinto, como la educación?

IA: Desde la Fundación, utilizamos como modelo de referencia el modelo EFQM. Curiosamente la versión 2010 de este modelo, que recientemente se ha editado, es una versión única; no hay diferentes versiones para diferentes tipos de organización. Así pues el parámetro de referencia es común para todos aunque cada organización, lógicamente,  debe adaptarlo a su propia idiosincrasia, contexto o características propias.

Es necesario apuntar que este Modelo EFQM no es prescriptivo, no se ha de seguir necesariamente, no es una norma. Por tanto, permite sin ningún tipo de problemas que cada organización lo aplique según su propia forma de gestionar.

IC: ¿Cómo se controla en Navarra el proceso de mejoras? ¿Baremos, certificaciones…?

IA: En lo que respecta a EFQM, el Gobierno de Navarra a través de la Fundación Navarra para la Excelencia convoca anualmente el Premio Navarro a la Excelencia. En dicho contexto, cualquier organización navarra puede presentar su candidatura para ser evaluada y, en su caso, reconocida según categorías: 200+, 300+. 400+, 500+.


A partir de ahí se procede a realizar una evaluación individual de cada organización candidata. Según el resultado obtenido, a la organización se le reconoce según la escala arriba señalada.

Es muy importante recalcar que este proceso de evaluación es realizado, en su mayor parte, por evaluadores navarros, totalmente independientes que, con su participación aseguran la total objetividad del proceso. Este año están participando alrededor de 100 evaluadores de forma totalmente desinteresada.

IC: En su opinión, ¿qué balance haría de los resultados obtenidos hasta ahora, y cuáles son sus previsiones de futuro en este campo?

IA: El balance de los últimos diez años es francamente positivo. En estos momentos, creemos que, aunque falte todavía recorrido, el concepto de excelencia y de los modelos de gestión relacionados es suficientemente conocido.

Por otro lado, año a año se van presentando un mayor número de organizaciones a reconocimiento y cada vez más a un mayor nivel de reconocimiento. Por tanto, no sólo se ha logrado difundir la excelencia, sino también que se aplique y, en algunos casos, con notable éxito.

IC:  ¿Qué empresas o entidades citaría en Navarra como ejemplo de mejora en el ámbito de la calidad y la excelencia?

IA: Resultaría totalmente injusto señalar alguna o algunas específicamente. En Navarra, contamos en la actualidad con unas 10 organizaciones que han obtenido una puntuación superior a 500 puntos. Sin embargo, no sólo ellas son ejemplo claro de excelencia. También es necesario destacar otras organizaciones que sin llegar a dichas puntuaciones están haciendo un esfuerzo verdaderamente muy meritorio; y no sería justo tampoco olvidarnos de un significativo número de organizaciones de las que tenemos plena consciencia de su buen hacer pero que, por diferentes motivos, no han considerado proponerse como candidatos al Premio Navarro para la Excelencia.



Redes sociales