Noticias


Seminario en Sevilla: chr(34)La Biotecnología representa la siguiente ola de innovaciónchr(34)

09/09/2010

La sociedad tiene una deuda con las personas que hacen que el conocimiento sea accesible y aplicable a la mejora de su bienestar presente y futuro. Las empresas biotecnológicas no solo pueden representar una forma de desarrollo económico para el hombre, sino que serán las que aporten las soluciones a los retos ambientales, energéticos, alimentarios y de salud de las próximas generaciones.


El seminario «Nuevos escenarios para la investigación biológica: del biolab a la empresa» que acoge durante esta semana, la sede de la UNIA, con el objetivo de dar a conocer las claves de este sector estratégico, contó con la presencia del director general de la Fundación Genoma Humano, Rafael Camacho y el director de Bioandalucía, Ángel Cebolla.
Este curso dirigido por el profesor de Genética de la Universidad de Sevilla, Sebastián Chávez de Diego ofreció una rueda de prensa para explicar los principales proyectos que se están llevando a cabo en Andalucía, en el campo biotecnológico, evidenciar la importancia de fomentar la inversión tanto privada como pública para la creación de empresas biotecnológicas y destacar las incalculables prestaciones que podría tener sus investigaciones en el tratamiento de enfermedades de base genética y en las denominadas enfermedades raras. El rector de la UNIA, Juan Manuel Suárez Japón, quiso transmitir durante la misma, que «este curso contribuye a que la investigación no se quede en el ámbito de los laboratorios cerrados y promueve que se ponga al servicio de la sociedad».


En su intervención, Camacho señaló que la humanidad está sujeta a procesos de cambio y que la Biotecnología representa una herramienta imprescindible para solucionar los problemas de un entorno en el que se estima se duplicará la población entre 2010 y 2030, será necesario producir más en espacios, cada vez más reducidos, en el que las pirámides de población se están invirtiendo y está acusando la presencia de nuevas enfermedades. «La humanidad, en los próximos años, tiene muchos retos que abordar. No puede permitirse prescindir de la Biotecnología, si pretende hacerles frente», recalcó. Asimismo, reseñó que el 50% de los medicamentos que están en fase de investigación clínica, son de origen biotecnológico. «Es un sector de futuro porque representa la siguiente ola de innovación y será el que resuelva los retos tecnológicos de los próximos sesenta años», explicó.


D Cebolla, quiso señalar en este sentido, que las empresas biotecnológicas son una esperanza para las enfermedades raras que al componer un colectivo reducido de 50.000 personas, no despiertan el interés de las industrias farmacéuticas. Ambos subrayaron la ingente labor que está desarrollando Andalucía dentro de este campo, con la potenciación de proyectos como la «Iniciativa Andaluza en Terapias Avanzadas» de la Junta, el programa de terapia celular «Salas Blancas» o los avances realizados en esta materia, por empresas como Neocodex, Farmanat, Puleva Biotech o Abengoa Bioenergía. Cebolla, insistió que para la creación de este tipo de iniciativas empresariales y señaló que existe capital para invertir en ellas, aunque no la tradición ni la mentalidad adecuada en los ciudadanos medios. «Este sector están buscando soluciones de futuro para todos. Al apoyar la Biotecnología, estamos respaldando un sector que por un lado, crece de media un 20% y por otro, creará empleo y soluciones para los problemas energéticos, agroalimentarios y de salud», concluyó.



Redes sociales