Noticias


Ciudades inteligentes

Tecnología, eficiencia y sostenibilidad definen la urbe del futuro

20/06/2012

La entidad British Standards Institution (BSI) está llevando a cabo un estudio en Reino Unido para formular un plan estratégico que ayude a hacer realidad la visión de las urbes del futuro, las llamadas Smart Cities, o lo que es lo mismo, Ciudades Inteligentes. El estudio, un proyecto encargado por el UK Department for Business, Innovation and Skills (BIS), evalúa los mejores códigos de prácticas y estándares de calidad y gestión para el desarrollo de tecnologías inteligentes, en servicios como el transporte, la sanidad o la gestión de residuos, mediante la integración de datos de sensores ubicados en todo el entorno urbano.

El crecimiento demográfico, el éxodo a las grandes ciudades, la escasez de los recursos y, a favor, los rápidos avances tecnológicos, que pueden ayudar a transformar el planeta en un lugar más habitable, hacen que la realidad de las Smart Cities se convierta en todo un desafío para empresas, gobiernos y países.

El desarrollo de las Smart Cities es ya una prioridad en la agenda política del proceso de urbanización de todo país, tanto del Reino Unido como del resto de la UE, con lo que se hace preciso la elaboración de planes de estandarización que establezcan normas comunes a nivel internacional para diseñar un marco global que permita el desarrollo y la ejecución de infraestructuras con garantía de calidad, eficiencia y sostenibilidad.

Según Scott Steedman, director de Normas de BSI UK, “las ciudades de Reino Unido deben marcar el ritmo en la explotación del pensamiento de las Smart Cities para el futuro” y, en este sentido, “BSI es uno de los protagonistas que está ayudando a dar forma al futuro de estas urbes”.

El concepto de Smart City se basa en la integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, las llamadas TIC, con los servicios que una ciudad ofrece, como la energía, la sanidad o el transporte. Los avances tecnológicos, la comunicación, la movilidad e Internet han hecho que la calidad de vida de las ciudades se incremente considerablemente, si bien, el objetivo es que este progreso tecnológico se desarrolle de una forma eficiente y sostenible. De ahí que Smart City sea el concepto que englobe de forma integral todas las iniciativas orientadas a mejorar la calidad de vida, la sostenibilidad y la gestión eficiente de los servicios a través de la innovación, el uso de nuevos materiales, tecnologías, recursos y modelos. Una Smart City supone edificios inteligentes, una red de carreteras inteligentes, servicios públicos inteligentes, etc. y todo ello cumpliendo con niveles de eficiencia y sostenibilidad, no solo energética o medio ambiental, si no también económica.

Las grandes ciudades se enfrentan a una creciente presión sobre los recursos que consumen sus economías, y, en este sentido, determinadas tecnologías, prácticas y soluciones inteligentes tienen el potencial de revolucionar la eficiencia y la sostenibilidad, aportando beneficios sustanciales a todo tipo de servicios, mediante la integración de datos de sensores de todo el entorno urbano. Por ejemplo, los sensores de tráfico en carreteras se podría combinar con la información meteorológica para anticipar la congestión de vehículos y mantener el tráfico en movimiento; las fugas en las redes de agua se detectarían de forma automática; las estaciones de bombeo se adaptarían con flexibilidad a los patrones de uso con los medidores inteligentes, etc. Y todo ello reduciría el consumo de energía, los costes para el consumidor y el impacto medio ambiental. Ahora bien, para llevar a cabo todas estas soluciones, se hace necesaria la implantación de nuevos modelos y prácticas para el desarrollo de infraestructuras inteligentes.

En este sentido, el proyecto en Reino Unido de BSI se centra en identificar las necesidades y preocupaciones de todos los agentes implicados en el desarrollo de los nuevos modelos para la creación de las Smart Cities, explorar las prácticas y normas que puedan acreditar la calidad de dichos modelos, así como facilitar la adopción de un lenguaje común a nivel internacional para que los gobiernos, ciudades y países puedan abordar el desarrollo de estas urbes basándose en criterios y estándares globales.

Márcio Viegas, director general de BSI Iberia afirma que “el concepto Smart City no es sólo una idea smart o de moda, también es una oportunidad para que las instituciones y la sociedad trabajen juntos para optimizar los servicios urbanos.”



Redes sociales