Opinión

“Debemos reprogramarnos para los nuevos contextos y ecosistemas tecnológicos”

31/05/2017

Entrevista a Emili Anglés, Responsable de Automatización e Informática Industrial de KELLOGG’ S

¿Cómo ve la situación actual de la industria española? ¿Cree que está preparada para la Revolución 4.0?

Por supuesto que sí. En este aspecto soy optimista ya que las revoluciones las hacen las personas y si alguna cosa tenemos en este país son personas preparadas y con talento capaces de llevar a cabo esta Nueva Revolución Industrial, que justo está empezando.

Si bien es cierto que veo necesaria una mayor implicación y compromiso por parte de las Administraciones Públicas para el impulso y difusión de la Industria 4.0, hay casos de éxito como la “Basque Industry 4.0" y "Murcia Industria 4.0”. Así que, ¿por qué no una "Cataluña 4.0", "Comunidad de Madrid 4.0", "Valencia 4.0"... y así una a una hasta cubrir todas las comunidades autónomas que tiene nuestro país?

También creo que se deben sentar las bases tanto a nivel empresarial como docente para retener y atraer talento 4.0.

¿Qué dificultades se encuentra la  Industria en su camino hacia la digitalización industrial?

Citando al experto Pablo Oliete, con el cual estoy totalmente de acuerdo, las principales dificultades son:
- El “desconocimiento” de las tecnologías 4.0, tanto de los clientes como de los proveedores tradicionales.
- La desconfianza que generan las Startups, por su poca experiencia sobre el terreno, y sus limitaciones de escalabilidad.

Y, por otro lado, el gran debate que existe sobre quién debe encargarse de los proyectos 4.0: el director de operaciones o el TIC.

¿Cuáles considera que son los mayores obstáculos y retos a los que se enfrenta?

Aunque sea obvio y reiterativo, nuestro mayor obstáculo somos nosotros mismos, las personas, por nuestra innata resistencia al cambio. Lo que debemos hacer es aprender e informarnos más, sobre cómo pueden ayudarnos estas tecnologías y fluir con ellas, este cambio de actitud, seguro que nos ayudará a salvar todos los obstáculos que aparezcan durante el camino a la hora de implementar tecnologías disruptivas Industria 4.0 en nuestras empresas.

Oponerse y seguir trabajando con la mentalidad actual no será una opción ya que los demandantes de estos cambios, bien la industria, I+D o negocio, necesitan de estas tecnologías para dar respuesta a este nuevo paradigma donde el cliente está en el centro del negocio. Para esto necesitamos procesos más ágiles y flexibles, generar innovación, reducir el tiempo al mercado, incrementar la seguridad y la calidad de nuestros productos y sobretodo reducir los costes productivos.

En cuanto a los retos, en mi opinión uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos es que, este crecimiento exponencial en cuanto a la digitalización de nuestras empresas genera incertidumbre, lo de “un trabajo para toda la vida” ya no existirá más. Para esto deberemos ser capaces de aprender y sobretodo desaprender, es decir, reprogramarnos para los nuevos contextos y ecosistemas tecnológicos que están apareciendo semana tras semana, mes a mes.

Para el desarrollo de estos nuevos ecosistemas tecnológicos, la financiación es un factor clave para generar el emprendimiento tecnológico y este es un gran reto que nuestro país debe abordar con urgencia, ya que sin un modelo de inversión sostenible, escalable y que agrupe a los diferentes actores y canales, Inversión Pública, los FFF’s (Friends, Family, Fool’s), Business Angels, Capital Riesgo, Mercados Capitales Públicos, Banca Comercial, las nuevas Startups no podrán sobrevivir en el mercado.

Con respecto otros países de la UE, ¿en qué posición situaría a las fábricas españolas en lo que a la Industria 4.0 se refiere?

Según un informe AMETIC, noviembre 2016, a nivel de digitalización España, ocupa un discreto lugar 35 a nivel mundial y el puesto 15 en la Unión Europea. No hay duda que nuestro país ha mejorado en algunos aspectos en los últimos años, pero el ritmo es aún bastante lento  comparado con algunos de nuestros vecinos europeos, por lo tanto es necesario un gran esfuerzo desde las empresas, la Administración Pública y la ciudadanía en general, para lograr una digitalización de nuestra sociedad acorde a los cambios que estamos viviendo en estos nuevos tiempos.

En este aspecto yo soy positivo y creo que disponemos de un sector de telecomunicaciones muy potente y mucho talento en cuanto a desarrolladores de software, aspectos claves para la digitalización de nuestras industrias.

Yo trabajo en sector de los productos de gran consumo y concretamente en Industria de alimentación y bebidas, nuestro sector ya hace algunos años dejo de ser líder en los lineales de los supermercados, debido a la aparición de las marcas blancas. Esto hizo que la Compañía se  replanteara la estrategia de negocio y uno de los primeros pasos fue introducir la cultura Lean Manufacturing, en las fábricas, para generar un cambio cultural, mediante la capacitación y el aumento de las competencias de nuestros empleados. Sin personas capacitadas, introducir las tecnologías tiene poco sentido y tu proyecto tecnológico está condenado al fracaso.

¿Cómo se han transformado y en qué han mejorado los procesos productivos con la introducción de las nuevas tecnologías?

A partir de la información en tiempo real que recogemos a través de nuestros sensores interconectados por toda nuestra planta de producción, actualmente disponemos de procesos productivos mucho más eficientes e integrados, lo que conlleva que nuestro personal de operación tome decisiones mucho más eficaces, con la consiguiente mejora productiva.

¿Cómo se adaptan los RRHH a esta nueva situación?

Desde mi punto de vista, sólo existe una forma de adaptar a las personas a este nuevo entorno laboral digitalizado al que nos enfrentamos, y es la capacitación y formación de los mismos. Cuanta más información y formación dispongan nuestros empleados sobre, como las nuevas tecnologías les pueden ayudar en su puesto de trabajo, más fácil será su adaptación a este nuevo paradigma.

En nuestras plantas de producción hace ya algunos años emprendimos el camino hacia la mejora continua a través de la metodología Lean Manufacturing, la cual lleva de forma implícita la capacitación y adaptación de los empleados, no solamente a los nuevos procesos operativos, sino también a las nuevas tecnologías que estamos introduciendo.

Mi experiencia dice que, en general, si el empleado ve que la tecnología le ayuda a hacer más fácil su trabajo, independientemente de la generación a la que pertenezca, se adapta sin problemas.

En lo que se refiere al evento “Fábrica Inteligente e Hiperconectada, ¿por qué puede resultar interesante?

En mi opinión, este evento brinda una excelente oportunidad para realizar networking con profesionales de otros sectores ya que a veces el día a día de nuestras fábricas no nos deja tiempo para este tipo de interrelaciones.

Hay una frase que me gusta mucho que dice “no midas tus días por las cosechas que recoges, sino por la semillas que plantas”. Estos encuentros son ideales para plantar semillas.

Para mí es clave ir a estos eventos con la mente muy abierta, sobretodo poder ver casos de éxito de industrias diferentes a la mía, ya que te dan la oportunidad de ver cosas nuevas. Y quien sabe si igual en un futuro las puedes aplicar en tu propia industria.

Emili Anglés participa en el Advisory Board de la conferencia Fábrica Inteligente e Hiperconectada que tendrá lugar en Madrid el próximo 14 de junio.